Morelia, Michoacán., a 05 de Junio del 2016
BOLETÍN. 1004/2016

 
 

Derivado de los resultados de la encuesta que realizó el Instituto de la Mujer Moreliana (IMUMO) en la Tenencia de San Nicolás de Obispo, que arrojaron la necesidad de empoderar a las mujeres en esta localidad, la paramunicipal acercará los talleres de capacitación y de atención psicológica al centro comunitario.
 
Lo anterior, luego de que los cuestionarios aplicados a una muestra aleatoria de 100 mujeres de las diferentes colonias de dicha Tenencia, dieran cuenta que el 76 por ciento de las encuestas se dedican a actividades propias del hogar, el 45 por ciento son casadas y el 43 por ciento manifestó tener más de dos hijos.
 
Mientras que en el tema de violencia, el 54 por ciento de las mujeres aseguró no ser víctimas de agresiones, sin embargo, el 39 por ciento reconoció sufrir o haber sufrido violencia psicológica y el 17 por ciento física.
 
Es de señalar, que de la encuesta efectuada en la Tenencia de San Nicolás de Obispo, el 24 por ciento declaró tener entre 26 y 35 años, seguido del 22 por ciento que oscilan entre los 36 y 50 años de edad.
 
En materia de capacitación para el autoempleo, el 24 por ciento manifestó tener interés por aprender técnicas de bordado y costura, seguido de la cocina tradicional con un 23 por ciento.
 
Tras hacer un diagnóstico de la situación que vive el sector femenino en esta localidad, el IMUMO, a través del Departamento de Capacitación actuará de manera inmediata con el arranque del curso de Bordados y Costura, el cual se estará a cabo los días martes, miércoles y viernes, en un horario de 15:00 a 17:00 horas en las instalaciones del comedor comunitario ubicado en dicha Tenencia.
 
Lo anterior, con la intención de ofrecer alternativas de autoempleo al sector femenino que ahí habita, de tal manera que les permita obtener un ingreso adicional y con ello mejorar su condición de vida y la de sus familias.
 
En tanto que el Departamento de Psicología activará los mecanismos correspondientes para la canalización de las mujeres víctimas de algún tipo de violencia al Instituto, así como de los jóvenes de entre 10 y 19 años de edad, a la Casa del Adolescente del Gobierno estatal, a fin de que reciban la atención requerida.